focos ahorradoresLas bombillas convencionales que cuentan con filamentos, incluyendo también aquellas que son de halógeno, dan menos del 20% de la energía que se utiliza como luz, lo demás es calor. Por lo tanto, no son eficientes para lograr el propósito por el que fueron concebidos este tipo de productos. Sin embargo, los focos ahorradores han estado entre nosotros desde hace mucho tiempo.

Estos focos han sido tradicionalmente llamados fluorescente compactados, siendo los más comunes entre las bombillas de ahorro de energía. Cabe señalar que los primeros tipos de estos no fueron tan populares debido a que eran grandes, además de que tomaban mucho tiempo en poder alcanzar el brillo máximo, así como el precio era muy caro para el tiempo en el que se hicieron.

Los focos o bombillas de ahorro de energía, gracias a la tecnología han ido mejorando, por lo que ahora son mucho más pequeñas, además de poder alcanzar el brillo máximo en cuestión de pocos segundos e inclusive menos de eso y son muchísimo más baratas que cuando salieron por primera vez al mercado. Cabe señalar que hoy en día, los dispositivos de iluminación ahorradores de energía son aquellos que son diodos emisores de luz, llamados LED.

Así pues, se trata de un orden de magnitud muchísimo más eficiente, sin embargo se encuentran en fase de desarrollo para su perfección y no son lo suficientemente brillantes. Algunos de los focos de led se han comenzado a convertir en una verdadera alternativa práctica, aunque son aquellos que están destinados a reemplazar las bombillas halógenas o MR16.

Pensando en eso, debe tenerse en cuenta que los focos led de color blanco tienen un tinte ligeramente de color azul, lo cual los hace sumamente atractivos al momento de estar iluminando una zona en particular, pero puede resultar un color extraño al momento de estar mezclados con otros colores o tipo de luz. Otra de las ventajas que no son nada despreciables, es la disponibilidad de colores, sin tener un costo adicional por esto.

Actualmente, existen bombillas o focos que son ahorradores de energía, que pueden ser de un tipo u otro que logran reemplazar cualquier foco común con la excepción de los halógenos, ya que los beneficios de estas bombillas se pueden resumir de la siguiente manera:

• Estos focos son capaces de usar un quinto de la electricidad de las lámparas que usaban las incandescentes, además pueden durar más, ya que al ser ahorradores de energía, pueden llegar a durar alrededor de 8 a 10 años, utilizándolas un promedio de 3 a 4 horas diarias.

• Además, ayudan efectivamente al medio ambiente, al no desprender tanto calor como lo hacían los focos normales, es muy bueno para climas donde exista mucho calor o cuartos cerrados. Siguiendo lo que se dijo anteriormente, pueden llegar a durar más de seis veces que las lámparas incandescentes, inclusive mucho más en la mayoría de los casos.

• Mientras se estén usando y dure la vida de cada uno de estos focos ahorradores habrá un considerable y notorio ahorro en las facturas de electricidad, además también existe una disminución de emisiones de carbono que se encuentren asociadas con el consumo de energía. El uso masivo de esta tecnología puede permitir que se reduzcan en un 80% las emisiones de CO2 por la disminución en el consumo energético en todos y cada uno de los sectores, contribuyendo a la eficiencia energética así como en el ahorro en la economía de los consumidores y representando una verdadera alternativa en la iluminación sustentable para el cuidado del planeta.

• Reducen el consumo eléctrico, como se ha dicho logran un ahorro del 70% y el 80% de energía en comparación a otros focos que son tradicionales.

• Además, logran producir menos calor, ya que generan un 80% menos de calor que los focos incandescentes, lo que reduce el riesgo de un incendio dentro del área en la que se encuentran.

Cabe señalar que estos focos también son conocidos como lámparas compactas fluorescentes y en un principio, esta novedosa tecnología se caracterizaba, como se dijo anteriormente, por ser pesada, costosa y por presentar diversos defectos que suelen ser muy molestos, entre los que sobresalen la lenta forma de encendido y el parpadeo constante.

Debe resaltarse que hace algunos años, aquellas personas que deseaban instalar focos que fueran ahorradores debían conformarse con elegir modelos que no eran para nada de un buen diseño, además de generar un solo tipo de luz blanca. Hoy en día, existe una gran variedad de formas, colores e inclusive tamaños para poder escoger. En Trifoco es posible escoger el diseño que se busque y para el proyecto que se necesite.

Cada uno de estos tipos de focos pueden brindar a los espacios las características exclusivas, entre las que se pueden destacar la creación de diferentes temperaturas y tonalidades de luz. En el mercado existen dos tipos de tecnologías para la iluminación eléctrica, las lámparas compactas fluorescentes e incandescentes. Por motivos medioambientales las primeras son preferidas para apoyar a la Tierra.

Además, existen mitos con este tipo de iluminación, ya que se llega a afirmar que estas lámparas solo vienen en colores fríos y que no cuentan con la duración que se anuncia en las etiquetas, asimismo zumban de forma muy molesta y son bastante inseguras. Sin embargo, estos son mitos, tal como se dijo.

En Trifoco es posible encontrar cualquier tipo de productos para la iluminación, contamos con la experiencia necesaria para poder satisfacer las necesidades de nuestros clientes, si usted tiene alguna duda, no lo piense más. Contáctenos para poder conocer los productos con los que contamos para su comercio u hogar, entre ellos, los mejores focos ahorradores.