Sean bienvenidos a una entrada nueva de este blog que Trifoco pone a su alcance. Esta ocasión, les diremos por qué es de suma importancia ahorrar energía eléctrica en general, y mediante el uso de  focos ahorradores como los que les ofrecemos.

Quizá hayan escuchado hablar acerca del ahorro energético o sobre las medidas preventivas enfocadas en disminuir el consumo de electricidad, lo cual es bastante común hoy en día, no sólo por la popularidad creciente en nuestro país de las ecotecnologías, sino también el aumento considerable de los desechos contaminantes a nivel global. Para aquellos que aún no lo conocen con detalle, les diremos por qué es necesario propiciar el ahorro energético en México, mediante productos como los focos ahorradores.

En todo el planeta las poblaciones no cesan de volverse más densas con el pasar de los años, por lo que tienen que ser satisfechas más necesidades primarias como la alimentación o las prendas. Sumado a ello, en nuestros días las demandas de las poblaciones superan y están más allá de lo que realmente en indispensable, lo cual deriva en dificultades ambientales, económicas, etcétera. Por ejemplo, en lugar de consumir energía de forma prudente, se derrocha y se usa en exceso. De no corregirse este mal hábito con premura, afectará sustancialmente el estilo de vida de las generaciones futuras.

No son muchos los que saben que el uso de energía eléctrica implica la generación de contaminantes de forma diaria. ¿Cómo es posible? Debido a que la generación de electricidad requiere de combustibles fósiles en su mayoría y liberan residuos con potencial contaminante. Ante tal situación, es menester concientizar a las personas sobre la magnitud del problema con la finalidad de aumentar las posibilidades de crear soluciones eficientes. Por ejemplo, mantener encendido un foco convencional o dejar abierto el refrigerador, aunque no parezca nada agraviante, en realidad implica repercusiones negativas para el medio ambiente. Por ello es importante hacer énfasis en esta clase de situaciones de uso negligente de la electricidad para que pueda entenderse la gravedad del problema.

Cierto es que resulta imposible regular los hábitos de consumo de todas las personas en el país y en el planeta entero, sin embargo, si podemos si podemos regular los nuestros con el fin de propiciar una conciencia ecológica. Una vez adquirida dicha conciencia, es posible enseñarle a los demás de qué manera pueden hacer un uso más prudente de la energía eléctrica. Pese a que esta acción parezca pequeña, en realidad es capaz de viralizarse y extenderse a las demás comunidades con el fin de que éstas se animen a implementar hábitos responsables en cuanto al manejo de electricidad se refiere. Vale en verdad la pena el implementar hábitos amables con la naturaleza y poner un poco de esfuerzo para procurar la salud de nuestro hogar, así como nuestro bienestar.

Ahorrar energía está más allá de ser un hábito cualquiera, se trata de un estilo de vida que refleja responsabilidad y compromiso tanto social como ambiental. Los invitamos a que se solidaricen con la humanidad y con la naturaleza por medio de medidas de prevención y productos que permitan ahorrar energía lo más posible como los focos ahorradores que ofrecemos.

Ahora bien, pese a que no nos percatemos, el uso de bombillas incandescentes entre otros tipos de iluminación, es uno de los mayores derrochadores de electricidad. Por fortuna, en nuestros días se comercian ejemplares que representan una alternativa perfecta si lo que se desea es reducir el empleo excesivo de energía. Consisten en un tipo de lámparas fluorescentes y compactas que otorgan una iluminación semejante a la de las fuentes convencionales aunque con una diferencia notoria: para su funcionamiento dependen de un menor uso energético gracias a que operan mediante gases que se ionizan con los recubrimientos blancos de los cristales. Muchos han declarado que estos focos son un poco peligrosos debido a que pueden llegar a contener mercurio, sin embargo, dichos comentarios son sólo mitos que buscan corromper su imagen, ya que el mercurio que contienen se alberga de forma hermética y con suma seguridad, además, son bastante resistentes debido al cristal de diversas capas que integra. En dado caso de que estos focos ahorradores se lleguen a romper, la cantidad de mercurio que contienen es muy reducida y no implica realmente un riesgo para la salud. También consumen hasta 80% menos de electricidad que los focos convencionales, producen más iluminación por watt y su durabilidad es hasta 8 veces mayor.

Mediante los focos ahorradores también se busca reducir los gastos relacionados con los suministros de luz, asimismo, conseguir un considerable rango de luminosidad agradable para la vista y durable. Es menester mencionar que cuando llegan a quebrarse o fundirse, se recomienda desechar en una bolsa hermética para seguir procurando el cuidado medioambiental. Con lo señalado hasta aquí se comprenderá la importancia del ahorro de electricidad así como la del foco ahorrador, el cual, pese a implicar un poco más de dinero su compra, representa una de las mejores maneras de utilizar responsablemente la energía eléctrica tanto a corto como a largo plazo.

¿Requieren de los mejores  focos ahorradores en diversos modelos, y a variados precios, que fueran durables, accesibles, y sumamente funcionales? Entonces tienen que comunicarse con nosotros, pues en Trifoco les aseguramos que encontrarán los productos más convenientes a un excelente precio. Esperamos que esta publicación les haya agradado, recuerden contactarnos si desean saber más sobre nuestra mercancía. ¡Gracias por su visita!

Posts recientes