Una de las principales preocupaciones en el mundo actual es encontrar vías para aprovechar los recursos energéticos al máximo, las que permitan obtener los mayores beneficios con una baja inversión, sin ocasionar un impacto nocivo en el medio ambiente y aptas para satisfacer las exigencias de la población mundial, principalmente en cuanto a abastecimiento de energía eléctrica. Es por ello que continuamente se emprenden investigaciones con conciencia ecológica, encaminadas a desarrollar nuevas tecnologías que se puedan integrar a equipos captadores, transformadores y generadores de energía adecuados para el uso industrial y doméstico.

Como una solución para regular el consumo de electricidad, se lanzaron al mercado dispositivos conocidos bajo el nombre de ahorradores de energía, los que en los últimos años han ganado bastante popularidad en el mercado ya que permiten ahorrar importantes cantidades de energía eléctrica gracias a su diseño que se integra a los equipos de iluminación, los que más energía llegan a consumir por su constante uso. Estos dispositivos cuentan con un mecanismo electrónico diseñado para corregir la potencia de carga eléctrica para que los equipos de iluminación, ya sean focos, lámparas, reflectores o equipos más sofisticados, sólo empleen la carga suficiente de energía para emitir la luz necesaria, con lo que se reduce su consumo de electricidad.

El uso de este tipo de dispositivos que se adaptan al funcionamiento de ciertos elementos que utilizan electricidad para funcionar puede ser una medida eficaz para reducir el consumo de energía. Además, si se emplean en conjunto con otros sistemas ahorradores de energía, como paneles solares o generadores eólicos, puede resultar más notoria la reducción del uso de electricidad en las cuentas que se pagan periódicamente por este servicio y el impacto medioambiental es mucho menor.

Seguramente has escuchado hablar de estos dispositivos que se adaptan a los equipos de iluminación para ahorrar energía, pero si aún no has comenzado a utilizarlos en tu hogar y negocio porque aún tienes tus dudas sobre su funcionamiento, te explicamos cómo es que hacen posible este ahorro energético y cuáles son las ventajas de su uso. Una de las principales dudas que existen sobre estos dispositivos es con qué tipo de focos, lámparas u otros equipos de iluminación se pueden utilizar para que contribuyan eficientemente a mejorar su rendimiento y funcionalidad ahorrando energía, así como el nivel de energía que permiten reducir.

Para comenzar a responder estas interrogantes conviene que definamos cómo es que se consume la energía eléctrica en un hogar o industrias. Como es sabido, los aparatos eléctricos al ponerse en funcionamiento consumen energía eléctrica que les es suministrada de la red instalada en el edificio, este consumo se da durante el tiempo que el aparato se encuentre en operación o funcionamiento, pero del consumo total que se registra tan sólo un porcentaje cercano al 75% es realmente utilizado para el funcionamiento de los aparatos y sistemas de iluminación. Esto quiere decir que alrededor del 25% de la energía eléctrica total que consumen los equipos eléctricos no tiene un uso práctico ni eficaz y sólo corresponde a la llamada carga inductiva, es decir, la carga que se produce cuando se encienden los aparatos y cuya energía posteriormente se libera en forma de calor.

Lo anterior ocurre por el factor potencia de la corriente eléctrica, que por lo regular se encuentra en un rango entre el 0.75 y el 0.80 pues la red no cuenta con elementos que permitan la corrección de este factor. Lo que hacen los ahorradores de energía es precisamente corregir este factor potencia para acercarlo al 1 mediante la transformación de las cargas inductivas en cargas capacitivas, es decir, esa energía que únicamente se utiliza en el momento de arranque de los aparatos la transforman para poder emplearse durante todo el periodo en el que se mantengan en funcionamiento, de modo que no exista un desperdicio de electricidad. Con este tipo de dispositivos, las cargas inductivas se liberan mientras los aparatos eléctricos o lámparas se mantienen encendidos para permitir su funcionamiento óptimo, así que toda la energía consumida se aprovecha casi en su totalidad y se reduce su consumo eléctrico.

Los ahorradores de energía son dispositivos electrónicos que se encuentran disponibles en diferentes diseños y capacidades. En el mercado es posible encontrar los que están destinados para uso industrial y entornos con un alto consumo eléctrico, y otros que se pueden emplear para medio y bajo consumo adecuados para instalarse en negocios y en el hogar. Hablando en particular de los focos, lámparas y sistemas de iluminación, los dispositivos diseñados para aprovechar al máximo la electricidad y reducir el consumo de energía ya vienen integrados a la luminaria, por lo que tan sólo es necesario buscar aquellos productos que estén certificados como ahorradores de energía y hacer su instalación regular para comenzar a disfrutar de sus beneficios. Hasta hace algunos años estos productos solían estar limitados en cuanto a posibilidades de iluminación, los diseños eran escasos y el tipo de luz que ofrecían era prácticamente el mismo. Actualmente existe una extensa gama de lámparas y focos que integran sistemas ahorradores en diseños de lo más variados y diferentes tipos de luz en cuanto a calidez e intensidad que se pueden adaptar sin problemas a cualquier espacio.

Si quieres comenzar a ahorrar energía cuidando tu bolsillo y el medio ambiente, te invitamos a que visites nuestro catálogo de productos, en El Trifoco contamos con una extensa variedad de equipos de iluminación que te permitirán reducir tu gasto de electricidad sin comprometer la calidad de su funcionamiento.

Posts recientes