En publicaciones anteriores en nuestro blog hemos hablado de las principales ventajas de utilizar lámparas LED y de las características de las que comercializamos en El Trifoco, distinguidas por su excelente calidad. En esta ocasión te compartiremos algunas recomendaciones para que reemplaces tus viejas lámparas incandescentes, fluorescentes y de halógeno en tu hogar por la tecnología LED y comiences a disfrutar de todos sus beneficios, que se verán reflejados en tu bolsillo y en la calidad de iluminación de tus espacios, y que al mismo tiempo contribuyen al cuidado del medio ambiente por su menor consumo energético y largo tiempo de vida.

Como sabrás, las lámparas o focos LED, a diferencia de los focos fluorescentes, de halógeno e incandescentes, tienen una muy baja emisión de calor, lo que influye directamente en su tiempo de vida, que por consecuencia, es mayor que los focos empleados tradicionalmente. Además, tienen un bajo gasto de energía y su manufactura no involucra el uso de materiales tóxicos, de modo que el impacto medioambiental que tiene su uso y fabricación es reducido, y en la actualidad, cuando las consecuencias del abuso de los recursos naturales y la falta de conciencia del cuidado del medio ambiente son más evidentes, es fundamental buscar alternativas que contribuyan a reducir los daños, y en este sentido, optar por focos LED es una excelente opción.

Estas son algunas de las razones principales por las que se recomienda emplear focos LED, pero aunque se ha identificado que su uso es benéfico tanto para nuestro bolsillo como para el estado general del medio ambiente, aún existe una resistencia general a reemplazar los focos convencionales por los LED. Esto tiene diferentes explicaciones, por ejemplo, la falta de información respecto a cómo funcionan, el desconocimiento de las ventajas que su uso puede ofrecer y su costo. El factor del costo es decisivo y si bien es cierto que los focos LED son más costosos que los de tipo incandescente o fluorescente a los que estamos tan acostumbrados, sólo se trata de una inversión inicial que al poco tiempo, por su menor consumo de energía y larga duración, se recupera.

Se calcula que cuando los focos LED han llegado a una cuarta parte de su vida útil se logra recuperar por completo la inversión que representa su compra y, como hemos mencionado, son muy duraderos por lo que no se tienen que reemplazar con la misma frecuencia que exige un foco convencional. Si estás interesado en adoptar esta tecnología en tu hogar te recomendamos que realices el cambio de manera gradual para que su compra no sea un gasto fuerte para tu bolsillo y para que te acostumbres gradualmente al tipo de iluminación que ofrecen este tipo de focos. La ventaja de los LED es que pueden emplearse tanto en interiores como en exteriores e incluso en áreas de jardín, pues su baja emisión de calor evita que las plantas sufran daños, además pueden ofrecer diferentes colores sin requerir de filtros o micas especiales, así que podrás crear ambientes especiales y adaptarlos según tus necesidades sin ningún tipo de problema.

En el hogar, contar con iluminación artificial es indispensable y esta cumple distintas funciones, desde la de seguridad hasta la de construcción de atmósferas que permitan realizar las actividades propias de cada espacio. Considerando esta importancia de la iluminación artificial, la elección de los elementos que empleemos para lograrla cobra relevancia y por ello te recomendamos evaluar las necesidades específicas de iluminación de cada espacio que conforma tu hogar, tanto interior como exterior.

Como seguramente habrás notado, cada lámpara, foco o luminaria ofrece diferentes intensidades de luz y calidad de la misma, lo que los hace adecuados para emplearse en sitios específicos. No son iguales las necesidades de iluminación de pasillos exteriores para ofrecer seguridad por la noche y evitar accidentes, que las de una habitación destinada para el sueño y descanso, o las de una cocina o un baño, por ello se requiere elegir equipo de iluminación con características específicas que resulten adecuadas para satisfacer diferentes necesidades. Hoy en día, pensando precisamente en estas necesidades, puedes encontrar en el mercado lámparas LED adecuadas para diferentes espacios que te permitirán garantizar una buena visibilidad por cuestiones de seguridad y funcionalidad.

Además del aspecto funcional de seguridad de la iluminación, conviene considerar el papel decorativo que desempeña la luz al momento de elegir las lámparas o focos para el hogar. Es indiscutible que la luz tiene una influencia psicológica y que su manipulación permite modificar la percepción de quien se expone a ella e incluso generar efectos visuales para resaltar ciertas áreas o matizar detalles que no resulten tan agradables a la vista. Según su intensidad, color y disposición del elemento que la genera, con la luz se puede alterar la percepción de las dimensiones de un espacio, crear atmósferas especiales para lograr una predisposición a ciertas actividades e inducir estados de ánimo particulares. Esto tiene sus ventajas desde el punto de vista decorativo, pero también desde el funcional, pues contribuye a que las actividades para las que está destinado cada espacio se desarrollen según lo deseado. Por ejemplo, en un dormitorio la luz debe favorecer el descanso, y cuando los elementos de iluminación crean una atmósfera que incita a la actividad o generan un estado de alerta, la función para la que está destinada la habitación no podrá cumplirse. Para evitar esto se recomienda optar por una luz tenue y difusa, por tonos cálidos como el ámbar, y no por una luz blanca y dura o por colores intensos como el rojo.

Si bien, los efectos de la luz operan en la mayoría de los casos a un nivel inconsciente, no se puede negar que influyen en el estado anímico y en la predisposición que se tenga a ciertas actividades. Se puede encontrar mucha información respecto a la influencia de la luz y el color y te recomendamos que la consultes para elegir las lámparas que comprarás para iluminar tu hogar. Tener siempre presente cuál es la función de cada habitación que compone tu hogar, de los espacios exteriores y del tipo de decoración con la que cuentas te permitirá elegir los elementos de iluminación que te ayuden a construir un diseño de iluminación para sacarle el máximo provecho a tu espacio, hacerlo lucir más bello y favorecer las actividades para las que está destinado.

Evaluar, además del uso que se le da a cada espacio, tomar en cuenta sus dimensiones, el color de las paredes, su decoración, el tipo de amueblado con el que cuenta y las personas que van a utilizarlo, pues los materiales y acabados pueden modificar las cualidades de la luz al reflejarla o absorberla. Existen personas dedicadas de manera profesional al diseño de iluminación para residencias, pero en la mayoría de los casos no tienes que contratar a un experto si evalúas con cuidado tus necesidades y realizas una planeación de diseño que incluya el tipo de lámparas a utilizar y su ubicación. Como ya mencionamos, cada lámpara ofrece diferente nivel de intensidad de luz y se encuentra disponible en distintos colores, los que se pueden modificar con el uso de diferentes medios, por ejemplo, dimmers y filtros.

Una vez que has decidido el tipo de lámparas que necesitas, piensa en el lugar en que las vas a situar. Para ello identifica las áreas por las que entra luz natural, en las que durante el día no requerirán de focos que apoyen la falta de iluminación, y las que requieren de una mayor concentración de luz, por ejemplo, las que estén destinadas a la lectura, o las áreas de la cocina donde se preparan los alimentos, en las que puede ser necesario emplear lámparas especiales o que ofrezcan una luz más intensa. En algunos espacios donde la seguridad es lo más importante, como los baños, las cocinas, los almacenes y habitaciones en las que se manipule maquinaria o herramientas, la seguridad debe anteponerse al papel decorativo de la luz y actualmente se pueden encontrar focos y lámparas de características especiales diseñados especialmente para ese tipo de necesidades.

La iluminación artificial es indispensable en cualquier hogar, pero para que se satisfagan de manera correcta las necesidades de seguridad y decoración por lo regular es necesario contar con un gran número de luminarias. Por supuesto que la cantidad de lámparas se puede reducir si se ubican de manera estratégica y se eligen sus características correctamente, pero de cualquier modo, mantener bien iluminado el hogar puede suponer un importante gasto mensual en las cuentas por consumo eléctrico. Esta es la razón principal por la que te recomendamos usar lámparas LED, que además de reducir hasta un 50% el consumo eléctrico en comparación con las lámparas convencionales, duran más tiempo y pueden encontrarse disponibles en diferentes colores, lo que evita que tengas que hacer una inversión adicional en elementos para modificar las cualidades de la luz.

En el mercado puedes encontrar focos LED decorativos, que son similares a los que se emplean tradicionalmente, tiras de focos LED de colores, focos para un control del ángulo de apertura de la luz que emanan para concentrar la luz o bien, para distribuirla de manera más uniforme, e incluso reflectores industriales especiales para la iluminación de espacios exteriores. Existen también los que ofrecen la opción de programación para su encendido y apagado y la de creación de secuencias de cambio de color de la luz, para satisfacer las necesidades de cualquier tipo de usuario.

Si deseas conocer más acerca de las lámparas LED y comenzar a utilizarlas en tu hogar, en El Trifoco contamos con un extenso catálogo de lámparas de la más alta calidad y con gusto te podemos asesorar en la elección de las que se adapten mejor a tus necesidades. Contáctanos sin ningún compromiso, estamos para servirte.

Posts recientes